jueves, 19 de enero de 2012

¡Tercer suicidio del año: se ahorcó un jornalero!


Fue en Pabellón, estaba deprimido por la muerte de su madre...




PABELLÓN DE ARTEAGA, AGS.- Un jornalero de 43 años de edad protagonizó el tercer suicidio del 2012 al ahorcarse en un cuarto de baño en el rancho donde laboraba, en esta cabecera municipal, debido a que se encontraba bastante deprimido por el reciente deceso de su madre.

El ahora occiso fue identificado como José Carmen Rodríguez Santoyo, que era soltero y trabajó en el rancho El Olivo, propiedad de Javier Robles Escobedo, ubicado en el kilómetro 8+500 de la carretera 71 federal, libramiento San Francisco de los Romo-Luis Moya, Zac.

Apenas el pasado sábado 14 de enero, sus familiares y él sepultaron a su madre, fallecida, aparentemente por causas naturales.

Toda la familia del jornalero se dio cuenta que cayó en una fuerte depresión por la muerte de su mamá debido a que él era quien estaba más en contacto con ella.

Al día siguiente del sepelio, domingo, José Carmen fue llevado por sus hermanos al Hospital General de Pabellón de Arteaga, ya que lo veían muy decaído y los doctores que lo revisaron le diagnosticaron una severa depresión.

La noche del lunes 16, se llevó a cabo un rosario con motivo del novenario de su difunta madre, en un domicilio de la calle Reforma, del barrio de Carboneras, en Pabellón.

Al concluir, a las 21:30 horas, José Carmen se retiró al rancho El Olivo con su hermano Felipe de Jesús Rodríguez Santoyo, ya que tenían pendientes algunos trabajos.

Ambos se fueron a dormir a las diez y media de la noche.

Alrededor de las 5 de la madrugada del martes 17, Felipe de Jesús despertó y se dio cuenta que su consanguíneo también se hallaba despierto, pero aún acostado, por lo que volvió a dormirse.

José Carmen aprovechó lo anterior para dirigirse al sanitario y ahorcarse con un lazo en color blanco que ató a su cuello y a un gancho porta-batas.

Hasta las 8 de la mañana volvió a despertar Felipe de Jesús y al no ver a su hermano en la cama comenzó a buscarlo, encontrándolo suspendido en el cuarto de baño.

En esos precisos instantes arribó a la vivienda su otro hermano, Francisco Rodríguez Santoyo, de 54 años, por lo que entre los dos lo bajaron y acostaron en el piso.

Sin perder más tiempo pidieron ayuda a los servicios de emergencia, pero al arribar paramédicos de la Secretaría de Salud y revisarlo, les confirmaron que ya había fallecido.

El Ministerio Público se trasladó al rancho para dar fe de los hechos y dispuso el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense, donde se le practicó la autopsia y se estableció que murió de una insuficiencia respiratoria aguda consecutiva a asfixia por ahorcamiento.