sábado, 11 de marzo de 2017

¡Potencial suicida provocó espectacular movilización policiaca por unos disparos en Aguascalientes!

AGUASCALIENTES, AGS.- Un sujeto que desde hace varios días pretendía atentar contra su vida, provocó una impresionante movilización policiaca en su casa en el fraccionamiento Santa Anita tras realizar varios disparos y luego encerrarse en una habitación, amenazando con suicidarse.
Después de más de tres horas y luego de haber solicitado la presencia de un padre, el individuo fue sacado de la recámara con ayuda de un perro amaestrado y detenido por policías preventivos.
El sujeto dijo llamarse Francisco Javier Solís Cortez, de 42 años y vecino de la calle Antonio Caso del mencionado fraccionamiento.







El viernes 10 de marzo, alrededor de las seis y media de la tarde, llegó a su vivienda a bordo de una motocicleta, pero iba muy alterado, comentándole a su pareja sentimental Norma Angélica González Muñoz, de 43 años, que alguien lo iba siguiendo.

Tras ingresar a la casa, Francisco Javier sacó un arma de fuego y realizó varias detonaciones en la cochera y en el balcón, lo cual alarmó no solamente a su pareja, sino también a los vecinos, que decidieron reportar lo sucedido al número de emergencias 911.
El hijo de Norma Angélica e hijastro de Francisco Javier, Héctor Santana Martínez González, de 20 años de edad, al verlo armado, se desvaneció de la impresión, por lo que su madre pidió la intervención de paramédicos.
Ante el reporte de los balazos, al domicilio se trasladaron de inmediato policías preventivos, estatales y ministeriales, que acordonaron el lugar.
También llegaron los paramédicos municipales, que le brindaron los primeros auxilios al joven y determinaron que no era necesario trasladarlo a recibir atención a ningún hospital.
Al ver la llegada de los policías, Francisco Javier decidió encerrarse en su habitación, advirtiéndole a Norma Angélica que si se atrevían a entrar se iba a matar.
La mujer habló con los elementos y les confirmó que su pareja había hecho los disparos en la cochera y el balcón y que tenía varios días atentando contra su vida.
Ante la advertencia de que se suicidaría, los policías estuvieron dialogando con él para convencerlo de que no se hiciera daño y saliera del cuarto, pero Francisco Javier se resistía a hacerlo.
Incluso, para tratar de demostrar que no estaba jugando, en punto de las 20:08 horas realizó otro disparo.
En determinado momento, Francisco Javier mandó traer un padre, lo que hizo más tensa la situación, aunque después de más de tres horas, los oficiales de Seguridad Pública utilizaron a un perro de la corporación para obligarlo a salir del cuarto, impidiendo así que se lastimara y deteniéndolo, además de que le aseguraron el arma de fuego con la que hizo las detonaciones.

No hay comentarios :

Publicar un comentario