HORIZONTAL_ADBOOTH

jueves, 3 de mayo de 2012

Policías Federales abaten a cinco “Zetas” en un enfrentamiento en Saín Alto, Zacatecas; Muere un efectivo en la revuelta

Un efectivo de las Fuerzas Federales fue abatido por los malandrines…
LA LABOR, SAIN ALTO.-Cinco presuntos delincuentes y un  policía federal muertos fue el resultado de un enfrentamiento armado ocurrido al mediodía de este miércoles en esta comunidad entre sujetos armados y la Policía Federal (PF)
Ubicado a 20 kilómetros de la cabecera municipal, el rancho La Labor fue el escenario de un enfrentamiento armado en el que otro oficial de la PF también resultó herido.
Policías federales informaron que  el enfrentamiento ocurrió luego de que ellos llevaban a cabo un operativo de inteligencia y fueron agredidos a balazos  desde la comunidad Saín Bajo hasta el rancho La Labor donde terminó la persecución y se enfrentaron directamente.
Informaron que desafortunadamente dos presuntos delincuentes huyeron a pie instantes después de la balacera.
Tras el tiroteo, de inmediato montaron otro operativo para dar con el paradero de los dos pistoleros, aunque hasta el cierre de esta edición no se supo si los encontraron.
Los pistoleros quienes se desplazaban a bordo de dos vehículos, un Nissan Tiida y una Ford Escape, ambos sin placas comenzaron a agredir a los policías.
Después que la balacera cesó, policías federales con apoyo de los dos helicópteros de gobierno del estado comenzaron a "peinar" la zona.
Al lugar se movilizaron agentes del Ministerio Público Federal  y de servicios periciales  de la Procuraduría General de Justicia del Estado para recoger los cadáveres y realizar el peritaje correspondiente.
Mientras tanto, la carretera que conduce al rancho fue bloqueada por las autoridades por más de tres horas y gente que vive cerca del lugar se mostró asombrada pero su curiosidad fue tal que salieron de sus casas para observar lo acontecido.
Asimismo, las actividades en la cabecera municipal transcurrió con normalidad, la gente no suspendió sus labores y policías municipales como agentes de Tránsito trabajaron con normalidad, aunque la vigilancia de la PF fue constante.