miércoles, 28 de junio de 2017

¡“Zeta” detenido en Aguascalientes fue ejecutado en Ciudad Juárez!

AGUASCALIENTES, AGS.- Un integrante de la organización criminal "Los Zetas", detenido en esta ciudad durante el 2009 junto con otros tres sujetos en posesión de un arsenal y que confesaron dedicarse a cometer secuestros en Aguascalientes y otras entidades de la región, fue ejecutado a balazos en Ciudad Juárez, Chihuahua.

El delincuente asesinado, José Joaquín Márquez Ortiz, conocido como "El Chememe" y/o "El Tiburón" y/o "El Tiburón I", originario de Minatitlán, Veracruz, tenía pocas semanas de haber abandonado el Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) número 9, donde cumplió una sentencia por los delitos de delincuencia organizada, privación ilegal de la libertad en la modalidad de secuestro, acopio de armas de fuego de uso exclusivo de las fuerzas armadas, posesión de cartuchos para armas de fuego y posesión de artefacto bélico, granada, ambos de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea.

Este sujeto fue ejecutado la mañana del lunes 26 de junio en las calles Jaime Torres Bodet y Pablo Neruda de la colonia Del Futuro, en Ciudad Juárez.

Márquez Ortiz se disponía a abordar una camioneta Ford F-150, color blanco, que estaba estacionada en dichas calles cuando de pronto fue interceptado por dos sujetos, que le dispararon hasta en cuatro ocasiones a corta distancia para privarlo de la vida.

El delincuente apenas había abierto la puerta del lado del conductor cuando fue atacado por los sicarios, que al verlo caer al piso, boca arriba y a un lado de la camioneta, se dieron a la fuga.

Las autoridades de Ciudad Juárez se movilizaron al tener conocimiento de la ejecución y durante sus primeras investigaciones lograron identificar al ejecutado, estableciendo que era integrante de "Los Zetas" y que había sido detenido en Aguascalientes años atrás.

José Joaquín Márquez Ortiz fue arrestado la madrugada del viernes 23 de octubre del 2009 en esta ciudad por oficiales de la Policía Preventiva en la avenida Héroe Inmortal y la calle Hermanos Bravo del fraccionamiento Morelos junto con Julián Reyes Márquez o Juan Reyes Márquez (a) "La Machorra", originario de Nuevo Laredo, Tamaulipas; José Alfredo Ornelas González (a) "El Chespi", originario de Ciudad Mante, Tamaulipas, y Juan Luis Martínez Martínez o Juan Luis Quiroga Pale (a) "El Tiburón", originario también de Tamaulipas.

La noche del jueves 22, los cuatro acudieron a divertirse y emborracharse a la zona de tolerancia "Las Violetas", donde estuvieron conviviendo con algunas mujeres y tomaron varias botellas de whisky.

Ya en la madrugada del viernes 23, regresaron a la ciudad a bordo de un automóvil Hyundai Génesis, en color negro y con placas de circulación ZGH-42-29 de Zacatecas, pero por causas no determinadas se estacionaron en la avenida Héroe Inmortal y la calle Hermanos Bravo y comenzaron a discutir acaloradamente, razón por la que los vecinos del lugar los reportaron a los servicios de emergencia, sin sospechar que se tratara de peligrosos delincuentes, ya que para ellos eran unos simples borrachos que estaban causando escándalo.

Por lo anterior, elementos de la Preventiva Municipal arribaron al lugar y procedieron a detenerlos, aunque en esos momentos los tipos les dijeron que eran de "Los Zetas" e incluso uno de ellos se ostentó como el comandante "Quique", líder de "Los Zetas" en Aguascalientes.

Un tanto extrañados, los uniformados procedieron a revisarlos pero no les encontraron nada, aunque su sorpresa fue mayúscula cuando registraron el coche y hallaron un impresionante arsenal que los tipos llevaban a la vista entre los asientos delanteros y traseros y otra parte oculta en la cajuela, por lo que creyeron que efectivamente eran "Zetas".

En total, a los cuatro sujetos se les aseguraron dos rifles R-15 calibre .223; un rifle AK-47 ("cuerno de chivo") calibre 7.62x39; una pistola Colt calibre .38 súper, una Pietro Beretta calibre 9 milímetros y otra arma de fuego, además de 286 cartuchos de diferentes calibres, dos granadas de fragmentación, 33 cargadores para armas de diferentes calibres, 10 teléfonos celulares, 3 chips para teléfonos y tres juegos de placas de Aguascalientes, Zacatecas y Coahuila.

Los sujetos confesaron dedicarse al secuestro y dada su peligrosidad fueron enviados a la Ciudad de México a disposición del agente del Ministerio Público de la Federación de la Unidad Especializada en Investigación de Secuestros (UEIS) de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), que les inició la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIS/269/2009 por los delitos antes mencionados.

Oficialmente, se les relacionó con el secuestro de una persona en Aguascalientes, por la que exigían el pago de 2 millones de pesos por su liberación, aunque al parecer, de manera extraoficial, confesaron haber secuestrado a 8 individuos, cuatro en Aguascalientes y otros cuatro en Durango.

En febrero de 2010, la Procuraduría General de la República informó que el Juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales en el Estado de Nayarit les dictó el auto de formal prisión por los delitos señalados, con lo que comenzó el proceso en su contra.

Los cuatro recibieron sentencias y al cumplir su condena, Márquez Ortiz salió de la cárcel y se dirigió a Ciudad Juárez, donde finalmente fue ejecutado a balazos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario