lunes, 20 de febrero de 2017

¡8 años de prisión para un asesino extraditado de Estados Unidos!

AGUASCALIENTES, AGS.- Un sujeto que asesinó de una puñalada a un hombre con el que tenía viejas rencillas tras una reyerta en el municipio El Llano en enero del 2009, fue sentenciado a 8 años de prisión tras ser encontrado culpable por el delito de homicidio doloso.
Tras permanecer cuatro años prófugo de la justicia, el asesino fue detenido en Estados Unidos y finalmente deportado a México y trasladado a Aguascalientes para que respondiera por el crimen.


El sospechoso fue arrestado por casualidad en territorio norteamericano ya que las autoridades buscaban a otro ilegal y al consultarse su identidad se descubrió que en su contra pesaba una orden de aprehensión del Juzgado Cuarto Penal por el delito de homicidio doloso, por lo que se le repatrió.
El sentenciado es Felipe Campos González alias "La Popochas", que privó de la vida a Mario Tiscareño Pérez, que contaba con 36 años de edad.
El crimen ocurrió el domingo 11 de enero del 2009 en la calle Leona Vicario del Barrio Pobre, en El Llano.
Entre Felipe y Mario había algunas diferencias, por lo que en varias ocasiones se liaron a golpes.
El día mencionado ambos se hallaban bajo los influjos de las bebidas embriagantes y, presuntamente, Mario retó a golpes a su rival y le arrojó una botella de vino a su camioneta Ford, color gris, con placas de circulación AD-43-865, dañándole el parabrisas.
Esto molestó a Felipe, que descendió de su unidad para encararlo, por lo que Mario lo agredió con un gollete de botella.

En esos momentos, "La Popochas" recordó que cargaba consigo un cuchillo y lo sacó para tirarle un golpe a su oponente, asestándoselo en el costado derecho.
Tras ser apuñalado, Mario cayó al piso y comenzó a desangrarse, por lo que Felipe huyó corriendo hacia una carretera, donde le pidió un "ride" al chofer de un camión de carga, el cual lo llevó hasta Durango.
Mientras tanto, vecinos del lugar mencionado reportaron los hechos a las autoridades, pero al presentarse confirmaron que Mario ya había fallecido, por lo que comenzaron la búsqueda de su victimario, aunque no lo localizaron.
Felipe permaneció en Durango durante dos días y al enterarse de la muerte de su rival decidió huir hacia Texas, E.U., donde comenzó a trabajar en la construcción.

Posteriormente, le salió una oportunidad de ir a trabajar a Michigan y hacia allá se dirigió, sin imaginar que sería detenido cuatro años después.
Tras la muerte de Mario, las autoridades ministeriales iniciaron una investigación y consignaron el caso ante el juez Cuarto Penal, que giró una orden de aprehensión en contra de Felipe.
Cierto día, en Michigan, la Policía llegó al edificio donde "La Popochas" vivía buscando a otro ilegal y al solicitarle sus documentos dijo que no contaba con ellos, por lo que fue llevado a la Penitenciaria.

Ahí se revisaron sus datos y se comprobó que tenía una orden de aprehensión en México por homicidio, por lo que se notificó su arresto a las autoridades mexicanas, iniciándose los trámites para su deportación controlada, como parte de los convenios internacionales de colaboración entre los Gobiernos de México y los Estados Unidos de Norteamérica.
Autoridades del US Marshall llevaron a Felipe a la frontera entre Matamoros, Tamaulipas, y Laredo, Texas, donde lo entregaron a elementos de la Policía Federal Ministerial, que a su vez lo remitieron ante el Instituto de Migración.
Ahí se tramitó su ingreso a territorio mexicano y se verificó la orden de captura que pesaba en su contra desde el 2009, tras de lo cual fue entregado a agentes de la Policía Ministerial de Aguascalientes, que ya lo esperaban.

En un avión, "La Popochas" fue trasladado a esta ciudad, arribando al aeropuerto internacional "Jesús Terán Peredo" para ser llevado a la Fiscalía General del Estado y luego al CERESO Aguascalientes a disposición del juez que lo requería.
Felipe fue sometido a un juicio por homicidio doloso y finalmente sentenciado a 8 años de cárcel y al pago de mil 298 pesos por concepto de multa y de 151 mil 694 pesos como reparación del daño a favor de los familiares del occiso.

No hay comentarios :

Publicar un comentario