miércoles, 21 de marzo de 2012

¡Decapitaron al ganadero hidrócalido secuestrado en Betulia, Jalisco!

Dejaron la cabeza en una hielera en Bajío de San José, afuera de una secundaria…

·         “Los Zetas” se adjudicaron el asesinato con un narco-mensaje que dejaron bajo la hielera con la cavidad cefálica y que decía “Esto es por proteger a los del Cártel de Jalisco. Atte. Los Zetas”
·         El resto del cuerpo no había sido localizado hasta el momento
·         Los familiares de la víctima acudieron a reconocer la cabeza acompañados de agentes ministeriales de Aguascalientes

BAJÍO DE SAN JOSÉ, JAL.- Macabro hallazgo se realizó el pasado viernes 16 de marzo en esta localidad, luego de que afuera de una secundaria, el velador de esta descubrió una cabeza humana dentro de una hielera y que correspondía al ganadero Armando Pedroza Guzmán, originario y vecino de Aguascalientes y que había sido secuestrado en Betulia, Jal., el miércoles 7, el mismo día en que grupos armados perpetraron un ataque a la Comandancia de la Policía Municipal de Encarnación de Díaz, Jal., y asesinaron a balazos a dos civiles e hirieron a dos más.
El hallazgo provocó una impresionante movilización de las corporaciones de seguridad, que trataban de localizar el resto del cuerpo, pero no lo habían encontrado hasta el momento.
Informes obtenidos de manera extraoficial, permitieron conocer que el ganadero fue secuestrado sobre la carretera Aguascalientes-Ojuelos, en las inmediaciones de Betulia.
El ofendido salió de su casa en Aguascalientes y a bordo de un vehículo se trasladó a territorio de Jalisco, pero sobre la carretera mencionada fue interceptado por varios delincuentes, que viajaban en otra unidad de motor y, aparentemente, lo amagaron con armas de fuego.
Los sujetos lo privaron de su libertad y posteriormente se pusieron en contacto con su familia para hacerle saber que lo tenían en su poder y les exigieron una considerable cantidad de dinero a cambio de su rescate.
Aparentemente, los parientes de la víctima denunciaron el secuestro en la Procuraduría de Justicia de Aguascalientes, por lo que se inició la respectiva averiguación previa, aunque luego esta fue turnada a la fiscalía de Jalisco debido a que el plagio ocurrió dentro de su jurisdicción.
Tres días después, el sábado 10, las autoridades de Zacatecas organizaron un operativo en Luis Moya debido a que, mediante investigaciones, lograron establecer que en un lugar de este municipio, aparentemente se encontraba un grupo de secuestradores y su víctima (el ganadero).
Elementos de la 11 Zona Militar y de la Policía Estatal de dicha entidad llevaron a cabo la movilización, solicitando el apoyo de militares de la 14 Zona Militar y de la Policía Estatal de Aguascalientes, por lo que decenas de efectivos se trasladaron al vecino Estado, sumándose al operativo el helicóptero “Aguila Uno” de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal.
Trascendió que el personal de las dos entidades habría revisado un rancho en busca del secuestrado y sus plagiarios, pero que no encontraron a nadie.
El operativo comenzó alrededor de las once de la mañana y concluyó un par de horas después, sin ningún resultado positivo.
Erróneamente se dijo que el ganadero había sido liberado durante el operativo, pero fuentes oficiales lo desmintieron y aseguraron que aún se encontraba cautivo, por lo que las autoridades continuaron con su búsqueda y de sus secuestradores.
Sin embargo, el ganadero fue asesinado decapitado por sus captores, presuntamente “Los Zetas”.
El viernes 16, a las siete y media de la mañana, el velador de la secundaria número 94, ubicada a la calle Guadalupe Victoria de Bajío de San José, observó una caja de unicel en color blanco, con la leyenda de la tienda Oxxo, la cual le llamó la atención y se aproximó a ella para ver su contenido.
Al estar cerca se percató que se trataba de una hielera, la cual abrió y constató, con horror, que guardaba una cabeza humana, por lo que de inmediato se comunicó a los servicios de emergencia para dar aviso.
El Ministerio Público se presentó en el lugar para dar fe del hallazgo y le acompañaron agentes de la Policía Investigadora, que iniciaron las pesquisas respectivas, así como personal del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), que se encargaron del levantamiento de la hielera con la cavidad cefálica para su traslado al Servicio Médico Forense.
Bajo dicha hielera se encontró una cartulina con un mensaje que decía “Esto es por proteger a los del Cártel de Jalisco. Atte. Los Zetas”.
Posteriormente, se estableció que la cabeza era del ganadero Armando Pedroza Guzmán, que había sido secuestrado días antes, por lo que sus familiares se trasladaron al SEMEFO de Lagos de Moreno, escoltados por elementos de la Policía Ministerial de Aguascalientes, para identificarlo plenamente, lo cual hicieron.
Aparentemente, la cavidad les fue entregada, pero aún faltaba por ser localizado el resto del cuerp