HORIZONTAL_ADBOOTH

miércoles, 27 de julio de 2011

En El Tepeyac, Lagos de Moreno: Asesinaron a un taxista a balazos

LAGOS DE MORENO, JALISCO.- El Tepeyac fue el escenario de un brutal asesinato de un taxista que fue sorprendido mientras estaba trabajando por varios sujetos, uno de los cuales lo ultimó de cuatro balazos, uno de ellos en la cabeza.
El trabajador del volante fue identificado como Francisco Javier Cedillo Rojas, contaba con 33 años de edad y tuvo su domicilio en la calle 22 de Febrero número 57 de la colonia San Felipe.

El homicidio tuvo lugar en el transcurso de la tarde en la calle Circuito Las Rosas, entre Guadalajara y Las Rosas, en El Tepeyac.

La víctima trabajaba en un taxi Nissan Sentra, en color amarillo y con placas de circulación 30-74-GMF de Jalisco.

De acuerdo a las primeras investigaciones de las autoridades y a la versión de algunos testigos de los hechos, el taxista circulaba por la calle Circuito Las Rosas cuando de pronto fue interceptado, de frente, por una camioneta cerrada, de cuatro puertas y en color oscuro, tripulada por varios sujetos.

El chofer de esta unidad le cerró el paso intencionadamente, tras de lo cual otros individuos descendieron de ella y se aproximaron al taxi.

Uno de ellos se colocó de frente a Francisco Javier para amagarlo con un arma de fuego, mientras que otro subió al auto y por la espalda le disparó a éste en cuatro ocasiones con una pistola calibre 9 milímetros para asesinarlo.

Consumado el homicidio, los asesinos se dieron a la fuga, mientras que los testigos reportaron lo sucedido a las autoridades, presentándose en el sitio oficiales de la Policía Municipal y paramédicos del cuerpo de Bomberos, que confirmaron el deceso del taxista.

Tras lo anterior, también acudieron al sitio personal de la fiscalía en turno, elementos de la Policía Investigadora y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), que se encargaron del levantamiento del cuerpo para su traslado al Servicio Médico Forense.

En el lugar fueron encontrados cuatro casquillos percutidos calibre 9 milímetros, aunque no se habían podido determinar las razones por las que el chofer fue asesinado de esa manera.

El padre del taxista, Francisco Javier Cedillo, fue el encargado de identificar el cuerpo y de exigir su devolución a fin de darle cristiana sepultura.